Masaje ¿Lujo o necesidad?

A la mayoría de las personas, cuando escuchan la palabra masaje se les cambia la expresión de la cara, se tocan con la mano en el cuello  y exclaman enseguida: “Yo necesito uno. ¡Me duele aquí y aquí  y desde hace tiempo me siento mal porque estoy demasiado estresado…!

Sin embargo, a pesar de reconocer que tienen una necesidad y de que el cuerpo se los está pidiendo, no hacen nada. Y es que piensan que hacerse un masaje es un lujo. Es algo que se deja únicamente para ocasiones especiales, a veces tan especiales, que no se los hacen nunca.

Hoy en día llevamos una vida muy ajetreada, la cual nos causa tensión en diferentes partes del cuerpo. Las malas posturas son la causa principal de la necesidad de un masaje. Existen muchas modalidades de masajes y muchos estudios científicos que respaldan su efectividad.

MG_3535

Un poco de historia… ¿por qué masajes?

Los masajes han sido utilizados durante milenios como terapia. Existen registros de estas prácticas y sus beneficios que se remontan 5000 años, en la antigua China e India, donde nacieron dos de los sistemas medicinales más ricos de la humanidad: la Medicina China y la Ayurveda. La gran influencia de estas civilizaciones hizo que la práctica de los masajes se expandiera a todo el continente asiático, donde milenios después, países como Japón logran desarrollar tratamientos tan completos como el Shiatsu.

Más tarde, en Grecia reconocieron su valor en el desarrollo del cuerpo físico, la fuerza y la resistencia. El mismo Hipócrates, padre de la medicina occidental, amparó y defendió las terapias con masajes. De Grecia a Roma y de Roma a todo el mundo occidental.

En occidente los masajes son reconocidos por mejorar la circulación, reducir la tensión muscular y el dolor, estimular el sistema linfático y la eliminación de toxinas, mejorar la movilidad y flexibilidad, así como reducir el estrés, entre otros.

Motivos, entre otros, por los que puedes necesitar un masaje:

  • Tienes dolores persistentes o crónicos en cualquier lugar del cuerpo.
  • Trabajas y permaneces de pie mucho tiempo seguido.
  • Ya no te sientes tan flexible.
  • Tienes dolores de cabeza por tensión o migraña.
  • Realizas deporte habitualmente.
  • Estás sometido a situaciones que generan estrés.
  • No duermes bien o tienes dificultad para conciliar el sueño.
  • Lo necesitas como parte de una rehabilitación post-operatoria y/o traumática.
  • Te notas el rostro apagado y sin vitalidad.
  • Deseas tener más calidad de vida y bienestar.

Beneficios de los masajes

  • Mejora en lesión traumática, neurológica, molestias musculares por estrés o malas posturas.
  • Se utiliza para prevenir lesiones.
  • El masaje reduce la presión arterial.
  • Estimula el sistema inmunológico.
  • Relaja los Músculos: Eliminando las dolores musculares, mejorando la movilidad y flexibilidad.
  • Desintoxica el cuerpo: Mejorando la circulación sanguínea y estimulando el sistema linfático. Estas toxinas no son solamente físicas, el cuerpo se intoxica también con emociones y pensamientos negativos.
  • Ralentiza el envejecimiento corporal: Al nutrir y desintoxicar cada célula de tu cuerpo; te rejuveneces.
  • Libera emociones: Soltamos todo lo reprimido en el cuerpo. Alivia el dolor: Es un tonificante y relajante del Sistema Nervioso.
  • Aclara la mente: Un cuerpo y una mente relajados toman mejores decisiones.
  • Mejora la autoestima: Al contacto, tus células lo interpretan con la química del amor.
  • Ayuda en la depresión: Al equilibrar los neurotransmisores y química cerebral. Brinda un espacio de relajación interior y reflexión.
  • Tonifica los músculos: Los mantiene nutridos y con buena irrigación sanguínea.
  • Facilita la mejora de la imagen del rostro: El masaje facial, en sus diferentes enfoques (remodelante, atenuante de líneas de expresión, reflexología facial,…) es clave para un rostro más joven, terso y con luz.

Recuerda que con una única sesión de masaje, quizá no calmes todos tus dolores. Probablemente lleves años acumulando tensiones en tus músculos y toxinas en tus tejidos. Proponte hacer una serie de masajes, o al menos uno al mes. Si puedes más, mejor

Al final, privarse de recibir masajes, afecta a nuestra salud porque limita un mundo de beneficios para nuestro cuerpo, mente, emociones y bienestar general. Los masajes nos ayudan a mejorar nuestra calidad de vida y hace que nos sintamos mejor con nosotros mismos, ya que al aliviar el dolor/estrés mejoramos nuestras relaciones personales y nuestro estado de ánimo.

Bien sea que estés buscando relajarte o mejorar tu salud o quieres quitarte un “nudo” de la espalda, es importante entender que existen opciones e información, y que más que un lujo, los masajes son una necesidad. Son mucho más que relajación, son salud.

También es una buena opción de regalo. La persona que lo reciba se dará cuenta que buscas su bienestar. Cuando no sepas qué regalar esta vez por ejemplo a tu madre por su cumpleaños, ya sabes…

Recuerda siempre que un masaje más que un lujo, es una necesidad!

1 Comment

  1. Estupendo articulo! Los masajes son muy importantes para la salud corporal!

    Felicidades y Saludos 🙂

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Lost Password